Nació en 1938 en Brasil y murió en 1981. Fue uno de los más importantes directores del cine latinoamericano y uno de los fundadores del cinema novo, cine de oposición -políticamente radicalizado y formalmente experimental- surgido en Brasil a mediados del siglo XX en abierto enfrentamiento a la colonización estética de Hollywood y al “falso populismo” de los estudios nacionales. Es famoso por su trilogía compuesta por Deus e o Diabo na Terra do Sol (1964), Terra em Transe (1967) y O Dragão da Maldade Contra o Santo Guerreiro (1969), con la que obtuvo el premio al mejor director en Cannes.